Al viajar con su mascota hay que tener en cuenta cuatro puntos básicos antes de salir a la ruta seleccionada. Lo primero es que el perro o gato asocie el auto con una experiencia agradable, y lo mejor es irlo acostumbrarlo a dar paseos cortos a bordo del vehículo. Lo segundo es que necesitamos asegurar que la mascota no pueda deambular por el vehículo para evitar distracciones y accidentes, esto lo podemos controlar usando cinturón de seguridad para mascotas, jaulas o asientos especiales para ellos. Tercero, para controlar el nivel de energía de nuestra mascota, es buena idea darle un paseo o que corra un poco antes de meterlo en el coche. En caso de ser muy nervioso, unas gotas de aceite esencial de lavanda como aromaterapia o unas gotitas de pasiflora suministradas oralmente pueden ayudar mucho, pero siempre previa consulta con su veterinario. Finalmente, nunca es buena idea que nuestra mascota viaje con el estómago lleno, pero recuerda hidratarlo a menudo.